dilluns, 21 de desembre de 2015

Temps intemporal

«Seguía nevando sin cesar. El efecto que causaba aquella escena era estrañamente estático, como si las trayectorias de todos los copos de nieve que caían entonces se mantuviesen invariables y no permetiesen ningún otro movimiento mientras la nevada siguiera cayendo sobre el valle. La esencia de aquel instante hubiera podido alargarse indefinidamente, pues la dirección del tiempo se había perdido, tragada por los copos que caían sin cesar, del mismo modo que todos los sonidos eran absorbidos por la capa de nieve. El tiempo era intemporal.»
El grito silencioso de Kenzaburo . Editorial Anagrama. Traducció de Miguel Wandenbergh.


De cop i volta, un tros de magdalena sucada en una tassa de te em fa baixar a empentes i rodolons per l'escala de cargol. Regirat de cap a peus, el zigzagueig d'un floc de neu m'hipnotitza, em posseeix; gronxant-me lleugerament, d'aquí cap allà, d'esquerra a dreta, caient a pleret des del capdamunt de l'avet, zum-zum; i, efímer, em colpeja la galta roent. La teva olor es fon en el silenci. El temps era intemporal.